Uno de los momentos más emotivos ha sido cuando el Defensor del Pueblo Andaluz se ha encontrado con Aimé Kabamba, padre del pequeño Samuel, que se encontraba realizando unas gestiones, a quien ha dado el pésame con un cariñoso abrazo.

Además, Gabriel Delgado le ha explicado los distintos proyectos y actividades que desarrolla Tierra de Todos al servicio de los inmigrantes, jóvenes en situación de riesgo y de los barrios populares de la diócesis.

Por su parte, Jesús Maeztu ha mostrado su predisposición a colaborar con la fundación diocesana y asesorar, si fuese necesario, sobre asuntos migratorios.